Beneficios del uso de pasto sintético en espacios de recreación infantil

A todos nos interesa proteger a los más pequeños de la casa mientras crecen sin que ello les impida desarrollarse con libertad y disfrutar de sus actividades diarias y el pasto sintético nos ayuda en esa ardua tarea.

En las primeras etapas de la vida de nuestros niños gran parte de su tiempo transcurre en espacios de recreación públicos, privados o institucionales, y la preocupación de padres y profesores es siempre la misma: cómo evitar la exposición de los niños a los peligros que albergan estos espacios recreativos.

Gracias a la sana preocupación que todos sentimos por la seguridad y confort de los pequeños del hogar cada día son más las instituciones educativas, parques infantiles, jardines de infantes y hogares que optan por cubrir los espacios de recreación con pasto sintético.

Uno de los principales beneficios del césped artificial es la propiedad hipoalergénica de sus materiales que, al contacto con la piel, no producen reacciones alérgicas ni irritaciones.

No necesita productos químicos para el mantenimiento ni para el control de plagas y malas hierbas, por lo que los niños estarán a salvo de posibles intoxicaciones, envenenamientos u otras reacciones adversas mientras se divierten.

El riesgo de contacto con gusanos e insectos dañinos es reducido ya que el pasto sintético no acumula bacterias, ácaros ni ninguna clase de alimañas.

El césped artificial es antideslizante por lo que resulta ideal para zonas circundantes a las áreas de piscina y los espacios de recreación en los que los niños corren y juegan entre ellos.

Se pueden instalar sobre cualquier superficie, realzando la versatilidad y alcance del pasto sintético en los espacios de recreación infantil.

Recuerde, esté donde esté, desde Arica hasta Punta Arenas, estamos para ofrecerle los mejores pastos sintéticos del país.