Pasto Sintético Para Canchas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hablando de una cancha de futbol de pasto sintético, los estudios  revelaron que la prevalencia o número de lesiones, estadísticamente,  es la misma en el pasto artificial que en el pasto natural, sin embargo, el tipo de lesiones suele ser distinto. En el pasto sintético ocurren más lesiones del tipo ligamentoso o articular, mientras que en el pasto natural, las lesiones más frecuentes son las musculares. En cuanto a las abrasiones por contacto a manera de quemaduras por roce, la frecuencia no varía, estas suenen ocurrir con la misma asiduidad en el pasto artificial  que en el natural.

Sin embargo, se habla de un modo de prevenir las lesiones en el césped sintético, sobre todo aquellas de tipo ligamentosas, pues suelen ser bastante comprometedoras y pueden llegar a alejar de las canchas a un jugador inclusive permanentemente. Es sabido que el tipo de zapatillas empleada por un jugador de césped sintético debe ser de tacos cortos y jamás de tacos largos, mucho menos de largos de aluminio. Esto es debido a que mientras que en el pasto natural, el taco se hunde y simplemente se amolda a la textura blanda de la tierra y rota sin problemas, en el pasto sintético, el taco se encuentra con una textura rígida que no se amolda al giro y lo retiene con firmeza,  haciendo que la articulación se tuerza y las estructuras corran el riesgo de lesionarse, sobre todo el ligamento cruzado  y los laterales. De resto las medidas preventivas son más o menos las mismas en el sintético y que en el natural. Un  ciclo de estiramientos previos de cuádriceps, tensores de la fasia lata, izquiotibiales y soaps es imprescindible. Además de un terreno bien preparado bajo la cubierta de ese césped plástico.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hoy en día, prácticamente todas las canchas de hockey son de pasto sintético, de hecho es muy raro encontrar una cancha de hockey hecha con pasto natural. Esto se debe  a que el pasto sintético resulta mucho  más económico que el verdadero, sobre todo en lo que respecta a su mantenimiento. Una cancha de hockey de pasto sintético no requiere de riego, lo que resulta un gran ahorro en agua, aunque sí se suele aplicar una ligera irrigación antes de cada partido  para favorecer el deslizamiento de la bocha (pelota). Por otro lado, el pasto artificial tampoco necesita ser podado, lo que deja por fuera la contratación de un personal para la realización de esta actividad, además, el pasto artificial no requiere de insecticidas,  y estará disponible todo el año independientemente del clima y de la estación del año en la que nos encontremos, esto traerá como beneficio económico para el dueño de la cancha, el hecho de que la misma le reportará ganancias ininterrumpidamente.

Por otro lado, una cancha de hockey hecha de césped sintético, hace que los pases de la bocha sean más rápidos, lo que propicia que el juego sea más atractivo, también contribuye con un mayor agarre del calzado a la superficie, y   amortigua  mas  las caídas  reduciendo así considerablemente el número y la  gravedad de las lesiones. 

La instalación del césped sintético en una cancha de hockey,  tiene unos requerimientos que hay que cumplir para que esta quede acorde a la intensidad de los partidos. Lo primero que hay que tomar en cuenta es que el césped elegido debe ser de alta calidad, esto precisamente porque se trata de un deporte que implica mucho impacto sobre el suelo, tanto por parte de las pisadas de los jugadores,  como por los golpes dados por el palo.     

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El césped artificial se pone verdaderamente a prueba en un campo de Rugby, es en este deporte de mucho impacto donde quedan demostradas al máximo las bondades del césped artificial. Lo primero que se pone a prueba es el confort de los jugadores. Se trata de una disciplina en la cual todos los participantes, en varios momentos del partido, caerán y rodaran por el pasto sintético, y es aquí donde quedan en evidencia las propiedades hipoalergénicas del pasto sintético.  Debido a que la naturaleza posee sabios recursos de defensa para evitar la depredación por parte de otros seres vivos, el pasto natural produce urticarias, precisamente para alejar insectos y animales que podrían comérselo o dañarlo. El césped artificial no requiere ni posee esta defensa, se trata de un material creado a base de poliamida (el que más se emplea en la fabricación de pastos deportivos), un material muy suave y resistente que es totalmente compatible con la piel humana y de las mascotas.

Por otro lado, el césped artificial está activo todo el año. No importa la estación en la que nos encontremos, ni el clima, el campo de rugby estará a disposición de los jugadores. Ni siquiera una lluvia abundante podrá dejarlo fuera de uso, el sistema de drenaje a base de arena de sílice y caucho reciclado lo mantiene siempre seco y libre de pozos, además, no será preciso cerrar el campo continuamente por resembrado, si por poda, riego o fumigación. Otro importante detalle es el valor del pasto sintético. Si bien, claro está, al principio será necesaria una inversión, este será el gasto que se hará para la instalación de la cancha. Una vez instalada, el valor del pasto sintético se vera potenciado, ya que no requerirá pagos por el agua del riego ni por equipos de mantenimiento.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Existen  buenas razones  para recomendar el pasto sintético en una cancha de baby futbol. Este deporte es una variante del futbol convencional, y nació precisamente a nivel de vecindarios y barriadas pensando en los más pequeños, ya sean niños o niñas.   De aquí su importancia a nivel social, ya que el deporte es un aliado a la hora de formar buenos valores, disciplina y compañerismo en los más pequeños. La idea de instalar pasto sintético en estas canchas, es por una parte, que el pasto sintético no se altera con las lluvias, ni con los cambios climáticos, inclusive en invierno y tras copiosas nevadas, la  cancha construida con pasto artificial estará disponible sin problema, cuestión importante cuando se trata de los chicos.

Claro está, que la cancha de baby futbol es bastante pequeña, mide lo mismo que una cancha de básquet, y en un partido de baby futbol participan  5 jugadores  por equipo (pueden ser hasta 3). Esto hace que los juegos tengan una dinámica muy rápida y que se produzcan muchos encuentros cuerpo a cuerpo. Es aquí donde se asoma otra ventaja del pasto artificial, ya que se trata de un material que amortiza muy bien las caídas que se producen en estos partidos tan veloces.

Otra ventaja importante es la economía. Bien se trate de una cancha particular, comercial  o una cancha instalada con fines comunitarios, la reducción de los gastos es muy importante. Es este sentido, una vez instalado, el césped artificial no requiere de muchos gastos ya que el césped artificial no necesitará ser regado, ni podado, ni resembrado, mucho menos será preciso utilizar insecticidas. Para mantener este pasto plástico, tan solo será necesario cepillarlo una vez a la semana, o si acaso, debido a su uso intenso, podría ser preciso lavarlo  con manguera y jabón suave.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las canchas creadas para futbol 7 son de pasto sintético, esa es casi una norma  en este deporte ideal para  niños, ya que se trata de una disciplina derivada del futbol tradicional, en la que debido a las dimensiones de la cancha y al reducido número de jugadores, cada participante entrará más en contacto con el balón, se enfrentará más a menudo, y anotará más goles por tiempo, además, el arquero estará más activo. Esto hará que los niños se diviertan más y no se desanimen esperando a que el balón les llegue. Los jugadores son 7 en cada equipo, pudiendo estar 12  en plantilla relevándose según se requiera.

En el futbol 7 el pasto sintético es fundamental, ya que debido a  la intensidad de los partidos, habrá más caídas que en el futbol 11, y nada como un césped artificial para amortizar los impactos. Por otro lado, las zapatillas que se emplean en este deporte son lisas, no de tacos, aquí el pasto sintético aporta su cualidad anti resbalante que reduce los resbalones.

Otra ventaja que aporta el césped artificial en una cancha de futbol 7, es que no produce alergias, además, una cancha de pasto artificial no  alojará insectos, no se quemará por el sol inclemente, ni sufrirá pelones, tampoco será necesario regarlo ni podarlo, mucho menos tratarlo con insecticidas, y lo mejor, podrá ser utilizado todo el año sin importar la estación en la que nos encontremos ni el clima, inclusive la cancha puede ser instalada bajo techo. Bien sabemos que a diferencia del pasto artificial, el natural no prospera si no recibe luz solar directa.

La limpieza de este tipo de césped es otra  ventaja, ya que requerirá una simple cepillada en dirección contraria a las fibras, o en todo caso una lavada  con jabón suave.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hoy en día, casi todas las canchas de futbol tienen césped artificial, de ahí que se hayan realizado  estudios que han tratado de determinar, qué césped es más provechoso para el rendimiento de los jugadores,  y sobre qué tipo de césped se producen más lesiones. Esto siempre procurando comparar al césped artificial con el natural. Hasta ahora ningún estudio ha sido concluyente, sin embargo, en cuanto a las lesiones, ha habido una tendencia a concluir que sobre el césped artificial,  estas se producen  con mayor frecuencia, sin embargo, hay un   dato que hay que aclarar, todo en miras de colaborar con la evolución del deporte rey, se trata del calzado con el que se juegue.  Resulta que cuando se juega sobre pasto sintético, hay que hacerlo precisamente con botines para pasto sintético.

A parte de las recomendaciones lógicas de buen ajuste y tamaño adecuado de la bota, las de tacos largos y/o de aluminio, son reservadas únicamente para césped natural, ya que se hunden en la tierra para dar más agarre y rotan junto al pie sin mayor problema cuando se trata del pasto verdadero, pero cuando hablamos de pasto sintético, este hundimiento del taco, al no rotar del mismo modo, ocasiona serias lesiones de ligamentos de pie y rodilla.  De ahí la gran importancia del los botines para pasto sintético, que de paso, no es cualquier tipo de botines para pasto sintético, ya que existe uno para cada  pasto, por ejemplo, si  se trata de un pasto  artificial sin sustrato abajo,  lo mejor es una bota sin tacos, con surcos de tracción, si en cambio, el pasto  es de mediana calidad, lo ideal es una bota con múltiples tacos, mientras que si el pasto es de última generación, se debe usar una bota con menor número de tacos . 

Página 1 de 37