El césped sintético contra el efecto invernadero

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El césped sintético es un producto enteramente respetuoso con el planeta y sus recursos. No sólo contribuye con la conservación del agua dulce sino que también ayuda a contrarrestar las emisiones de efecto invernadero gracias a los materiales que lo constituyen y a los mínimos requerimientos que exige su mantenimiento.

Las emisiones de gases de efecto invernadero representan un problema para nuestra especie y nuestro planeta. Todo cuanto podamos hacer para reducir la emisión de estos gases no será en vano.

El césped sintético es un producto ecológico cuya sustentabilidad depende no sólo de los materiales que lo constituyen y su durabilidad, sino también del tipo de mantenimiento que necesita esta clase de pasto artificial, ya se trate de un césped sintético para canchas o para su jardín, cada tipo de césped sintético que el mercado ofrece es amigable con el medio ambiente.

El mantenimiento del césped sintético no necesita del uso de máquinas cuyo funcionamiento dependa de combustibles fósiles ni de importantes consumos de energía eléctrica como, por ejemplo, podadoras, calefacciones, entre otras.

Gracias a su sistema de drenaje del césped sintético para canchas no necesita calefactar los terrenos de juego para secarlos, ni usar helicópteros para tales fines, lo que supone un ahorro energético relevante y una disminución de CO2 que el planeta agradecerá.

El césped sintético Chile no requiere del uso de ningún tipo de fertilizantes nitrogenados, pesticidas u otros productos químicos contaminantes, reduciendo así al máximo las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, minimizando también los daños que ésta ocasiona a los suelos y el agua.

El uso de materiales ecológicos como el Naturafill, encargado de generar más oxígeno del que consume y hacer que el césped sintético contrarreste las emisiones de CO2 que el mantenimiento del pasto natural suele ocasionar, ayudando en su duro trabajo a los bosques de todo el mundo.

Por todas estas razones el césped sintético Chile es la opción ideal si busca calidad y sustentabilidad, sin duda la más amigable con el planeta y sus recursos. Un producto ecológico a su disposición en todo el territorio chileno: Santiago, Coronel, Villarrica, Arica, Viña del Mar, Melipilla, Buin, San Antonio, Colina, Punta Arenas y demás regiones del territorio nacional.