Pasto artificial, ¿un producto ecológico?

Pudiera sonar contradictorio que un producto que es completamente artificial sea ecológico y beneficie de alguna forma a nuestro planeta, pero es una realidad, ya que al hacer uso de pasto artificial reunimos algunas ventajas ecológicas que van por encima de las que supone el pasto natural.

La ventaja más importante y resaltante del pasto artificial es que el consumo de agua que este tiene es mínimo en su totalidad, ya que no debe ser regado y el agua solo se usara para limpiar o quitar sucio y manchas especificas. El resto de sucio o desperdicios puede simplemente recogerse o barrerse con un rastrillo.

Otra de las ventajas que nos ofrece el pasto artificial es que no utiliza fertilizantes, productos que son altamente contaminantes y tóxicos. De igual manera no utiliza pesticidas para espantar la maleza, ya que cuando se instala el pasto artificial también se hace la instalación de una malla repelente para esta.

Finalmente podemos decir que el pasto artificial también ahorra energía, y no hace uso de derivados del petróleo, como lo son la gasolina o gasoil que se utilizan para las podadoras o guadañas, quitando de nuestro paso otro agente contaminante para el planeta. Son muchos los recursos naturales no renovables que hemos ido perdiendo con el pasar de los años, y preservar cualquiera de ellos es de suma importancia para nuestro medioambiente, es por ello que cada año se innova en productos que nos ayuden con esta ardua misión.