Constructora y Administradora de Complejos Deportivos Triple C Ltda.
Descubra la amplia oferta de productos, instaladores a nivel nacional, Tecnología de punta en Software Deportivo y todo para ayudarle a usted al éxito de su proyecto.
Administración Eficiente en Su Complejo
Conozca nuestros productos
PRODUCTOS CERTIFICADOS Y GARANTIZADOS
Productos europeos de excelente calidad, garantizados desde fabrica por 6 años, duración mínima 8 años, personalizados con lineas blancas incluidas, base de poliuretano...revise los videos de los productos

Césped artificial y ayuda al medio ambiente

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una de las preguntas que se hacen quienes  han pensado    instalar césped artificial, es cuánto podría impactar su decisión en el medio ambiente. Con respecto a esto hay muchas opiniones opuestas, sin embargo, si abordamos el tema desde el punto de vista del reciclaje, el ahorro del agua y el empleo de insecticidas, el césped artificial saldrá beneficiado ante los cuestionamientos y opiniones. De hecho, uno de los materiales que se emplean como relleno en la instalación del césped artificial es el llamado  caucho de grass sintético, que no es más que un material reciclado elaborado con llantas usadas. Vale decir,  que el caucho de grass sintético ha sido empleado en campos deportivos con total seguridad desde 1997. Esta práctica ha permitido que 25 millones de llantas usadas sean reutilizadas anualmente, en lugar de ser quemadas o lanzadas a la naturaleza, con todo el impacto que esto significaría. De hecho, cada día es más común que en una cancha de grass sintético se utilice este material reciclado como base, esto con plena autorización, previo estudios, de la FIFA.

En cuanto al ahorro del agua, en una  sola cancha de pasto natural se deberían emplear diariamente  unos 52.000 litros  de agua al  día, mientras que en una cancha de grass sintético, bastará con un ligero riego semanal tan solo para mantenerlo fresco, sin que esto implique que se seque o se queme. Por otro lado, el pasto artificial no requiere de pesticida alguno, no es tóxico y puede ser reimplantado o reciclado, Además puede llegar a durar entre 15 y 20 años en perfecto estado sin necesidad de que sea cambiado, la pregunta surge entonces, ¿y luego de su vida útil que se hace? Pues con el debido manejo,  se podría llegar a reutilizar en otras canchas o áreas de recreación.