Canchas de baby futbol con pasto sintético

Existen  buenas razones  para recomendar el pasto sintético en una cancha de baby futbol. Este deporte es una variante del futbol convencional, y nació precisamente a nivel de vecindarios y barriadas pensando en los más pequeños, ya sean niños o niñas.   De aquí su importancia a nivel social, ya que el deporte es un aliado a la hora de formar buenos valores, disciplina y compañerismo en los más pequeños. La idea de instalar pasto sintético en estas canchas, es por una parte, que el pasto sintético no se altera con las lluvias, ni con los cambios climáticos, inclusive en invierno y tras copiosas nevadas, la  cancha construida con pasto artificial estará disponible sin problema, cuestión importante cuando se trata de los chicos.

Claro está, que la cancha de baby futbol es bastante pequeña, mide lo mismo que una cancha de básquet, y en un partido de baby futbol participan  5 jugadores  por equipo (pueden ser hasta 3). Esto hace que los juegos tengan una dinámica muy rápida y que se produzcan muchos encuentros cuerpo a cuerpo. Es aquí donde se asoma otra ventaja del pasto artificial, ya que se trata de un material que amortiza muy bien las caídas que se producen en estos partidos tan veloces.

Otra ventaja importante es la economía. Bien se trate de una cancha particular, comercial  o una cancha instalada con fines comunitarios, la reducción de los gastos es muy importante. Es este sentido, una vez instalado, el césped artificial no requiere de muchos gastos ya que el césped artificial no necesitará ser regado, ni podado, ni resembrado, mucho menos será preciso utilizar insecticidas. Para mantener este pasto plástico, tan solo será necesario cepillarlo una vez a la semana, o si acaso, debido a su uso intenso, podría ser preciso lavarlo  con manguera y jabón suave.