Cómo evitar lesiones en una cancha de pasto sintético

Hablando de una cancha de futbol de pasto sintético, los estudios  revelaron que la prevalencia o número de lesiones, estadísticamente,  es la misma en el pasto artificial que en el pasto natural, sin embargo, el tipo de lesiones suele ser distinto. En el pasto sintético ocurren más lesiones del tipo ligamentoso o articular, mientras que en el pasto natural, las lesiones más frecuentes son las musculares. En cuanto a las abrasiones por contacto a manera de quemaduras por roce, la frecuencia no varía, estas suenen ocurrir con la misma asiduidad en el pasto artificial  que en el natural.

Sin embargo, se habla de un modo de prevenir las lesiones en el césped sintético, sobre todo aquellas de tipo ligamentosas, pues suelen ser bastante comprometedoras y pueden llegar a alejar de las canchas a un jugador inclusive permanentemente. Es sabido que el tipo de zapatillas empleada por un jugador de césped sintético debe ser de tacos cortos y jamás de tacos largos, mucho menos de largos de aluminio. Esto es debido a que mientras que en el pasto natural, el taco se hunde y simplemente se amolda a la textura blanda de la tierra y rota sin problemas, en el pasto sintético, el taco se encuentra con una textura rígida que no se amolda al giro y lo retiene con firmeza,  haciendo que la articulación se tuerza y las estructuras corran el riesgo de lesionarse, sobre todo el ligamento cruzado  y los laterales. De resto las medidas preventivas son más o menos las mismas en el sintético y que en el natural. Un  ciclo de estiramientos previos de cuádriceps, tensores de la fasia lata, izquiotibiales y soaps es imprescindible. Además de un terreno bien preparado bajo la cubierta de ese césped plástico.