¿Qué tan ventajosa resulta una cancha de pasto artificial?

El  pasto artificial en las  canchas de futbol, es una tendencia que cobra cada día más auge. Esto  en parte  por razones  económicas, ya que una cancha de grass sintético  supone un  ahorro de agua,  gran ventaja tomando en cuenta que el riego de una cancha de futbol  natural, requiere unos 52.000 litros de agua diarios, por otra parte, la cancha de grass sintético nunca será cerrada por motivos climáticos, bien sea por inundaciones o veranos extremos que mermen su frescura. El pasto artificial posee buen drenaje, por lo que una vez cesada una tormenta, la cancha de grass sintético  podrá reactivarse  inmediatamente.  La otra ventaja de una cancha de  pasto artificial es sin duda su mantención y limpieza. Este tipo de superficie no requiere de podas, ni de fertilizantes, en todo caso se puede limpiar cepillándolo o lavándolo con manguera.

Por otro lado, el pasto sintético  es sencillo de instalar, las propias empresas a las cuales se les compra el pasto, suelen ofrecer el servicio técnico adecuado para su instalación, bastará  tan solo con alinear bien la superficie, agregar un herbicida para evitar la proliferación de hierbas, colocar el material de relleno, el cual suele ser una mezcla de arena de sílice y caucho para pasto sintético, el cual no es más que llantas picadas y recicladas. Una vez preparada la superficie, todo estará listo para la instalación del pasto, que dicho sea de paso permitirá un juego más rápido debido a que facilitará más el rebote del balón. Eso sí, y es un punto que algunos señalan como desventaja, tanto el caucho para pasto sintético,  como el pasto en sí, pueden llegar a causar quemaduras de roce, de manera que es conveniente que los uniformes incluyan una buena  cobertura de piernas y brazos para evitar estas rozaduras.