El césped artificial para el gateo de los bebés

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El césped artificial es ideal para que los bebés emprendan esa importante fase de su desarrollo que es el gateo. Lamentablemente, cada día vemos que se incrementa más la tendencia de que los niños no gateen, sino que pasen directamente a caminar, saltándose esa importante etapa. Esto se debe en parte, a que algunas madres no confían en las superficies sobre las cuales pueden colocar a sus bebés, para que ellos mismos comiencen el proceso. Muchas temen que la superficie sea muy dura, fría o poco higiénica. El césped artificial, ofrece la suficiente firmeza y a la vez la suavidad requerida para facilitar la confianza de estas madres. Bien sabemos que el gateo le permite al bebé tomar decisiones, ser autónomo en cuanto a su ubicación y el lugar a donde desean ir, y los objetos que quieren alcanzar. El césped artificial les permite orientarse con confort en este sentido, sin que la mamá se deba preocupar por aspectos como los antes mencionados. Por otro lado, un bebé gateando en césped sintético, fortalecerá su musculatura y sus huesos, además, mientras gatea, un bebé hace conexiones neuronales importantes entre ambos hemisferios cerebrales, lo que potenciará su desarrollo motor y cognitivo.

Si una familia está comenzando a crecer y se tienen uno o más bebés, sería ideal colocar pasto sintético en un lugar destinado al juego y al gateo de los pequeños, para dejarlos que se desenvuelvan de manera natural y que gateen, ya sabemos que un adulto que no gateó de bebé, tendrá problemas de escritura, de coordinación y de orientación espacial entre otros. El pasto sintético es un aliado para esas madres que temen dejar que sus hijos hagan contacto con piso, ya que el césped sintético no produce alergias, no aloja insectos indeseables y es compatible con la piel humana.