¿Es necesario regar el césped artificial?

El césped artificial no amerita ser regado como lo requiere el natural, sin embargo, resulta muy apropiado agregarle agua al  césped artificial, para que se mantenga fresco en épocas de mucho sol, como en verano, por ejemplo. Esto es recomendable más que todo para que al caminar o sentarnos sobre el césped artificial, el mismo se sienta fresco, ya que bajo un fuerte sol, el pasto sintético suele calentarse demasiado. Pero no se trata de un riego como tal. Si el pasto sintético no se riega jamás, no pasará nada, sin embargo, es recomendable lavarlo una vez cada seis meses con manguera y jabón suave. En todo caso, el riego del pasto artificial podría ser realizado una vez al mes, no solo por lo dicho, para que se mantenga fresco, sino para que luzca un verde más bonito, libre de manchas. La arena de sílice que sirve de drenaje al pasto artificial, acumulará el agua del riego, lo que resguardará su frescura. Esa arena podrá ser renovada una vez al año, ya que con las lluvias, esta arena va siendo arrastrada poco a poco, de manera que será adecuada esta reposición anual.

Por otro lado, es recomendable agregarle de vez en cuando un higienizante fungicida al pasto artificial, sobre todo en temporadas lluviosas, en lugares con alto índice de humedad ambiental, o en esos pastos plásticos ubicados en áreas de piscinas. Esto porque la humedad podría, en algunos casos, llegar a ser un medio propicio para la proliferación de hongos y bacterias.

Cuando se lave el pasto artificial, o cuando simplemente se le pase un cepillo para remover el polvo, esta cepillada debe ser hecha en dirección contraria a las fibras plásticas del césped, de manera que se logren remover todas las manchas, así como el polvo y la suciedad.