La experiencia de acampar en un césped artificial

El césped artificial es ideal para que un grupo de niños acampen sobre él, tal vez en el patio trasero de la casa o en el jardín. De hecho, ya la pijamada podría ser toda una aventura, si se hace dentro de una carpa plegable sobre el césped artificial. Hasta la mascota de la familia puede llegar a participar en este juego de los más pequeños, una superficie de pasto artificial, que bien podría ser inclusive una alfombra de césped artificial, resulta muy agradable al tacto. Sobre todo si el mencionado pasto artificial es de los que tiene fibras más largas, ya que estás resultan más dóciles y se pliegan al ser dobladas o aplastadas, a diferencia del pasto sintético de fibras cortas, el cual posee una alta resiliencia, ya que este pasto sintético permanece erecto, lo que puede resultar molesto a la piel si nos acostamos o caminamos descalzos sobre él.

Por otro lado, el pasto artificial es hipoalergenico, no es tóxico, y de ningún modo alberga ni atrae insectos. En este sentido resulta muy seguro a la hora de que los niños jueguen sobre él o acampen en su pijamada especial, que bien podría ser a la intemperie en el patio, dentro de una carpa plegable,  o adentro, en cualquier otra área de la casa. No obviemos el hecho de que el pasto plástico puede ser instalado tanto adentro como afuera, debido a que no requiere de un clima en particular, ya que puede permanecer bajo el más fuerte sol de verano o bajo lluvia, inclusive en día nevados, así como en la más absoluta sombra en un salón o corredor interno.

Los niños disfrutarán mucho y se sentirán en la naturaleza, dejando así volar sus imaginaciones sobre una hermosa y fresca cubierta de verde y seguro pasto sintético.