La limpieza profunda del pasto sintético

Es cierto que el pasto sintético casi no hay no que tocarlo una vez instalado. Ahí radican sus mayores ventajas, en el hecho de que no hay que podarlo, ni es necesario abonarlo, es más, al pasto sintético ni siquiera será preciso regarlo, mucho menos agregarle insecticida para mantener alejadas las plagas. Entonces, ¿qué hay que hacerle? porque algo habrá que hacerle al pasto sintético. Es imposible, es increíble, que algo tan bonito como el césped sintético, que está hecho imitando a la naturaleza sin ser naturaleza, no requiera ni del más mínimo cuidado. Pues sí, requiere, como lo dicho, de mínimos cuidados.  Está claro que no será necesario podarlo, tampoco regarlo, ni abonarlo ni echarle repelente de insectos, pero sí será preciso cepillar el césped sintético al menos una vez al mes, todo dependerá de su uso. Es bueno aclarar que la cepillada del césped sintético deberá ser realizada en contra de las fibras para que quede parejo. En todo caso, si el propietario del césped artificial desea limpiarlo más profundamente, podrá lavarlo con manguera, con un cepillo y jabón suave. En las casas de venta de  césped artificial, suelen vender jabones especiales, estos jabones suelen ser ideales, porque limpian con delicadeza la cubierta y algunos inclusive vienen con aroma a pasto natural.

En ocasiones, cuando el clima ha estado muy húmedo, al pasto plástico le sale algo de hongos. Esto se nota como manchas oscuras entre las fibras. Claro, si el pasto está al borde de una piscina, el fungicida deberá ser empleado como norma de limpieza, es decir, regularmente, ya que es un material que va a estar expuesto a la humedad constantemente, bien sea porque los usuarios interactúan con él estando mojados, o porque les cae agua de la piscina.