Por qué instalar grass sintético en espacios públicos

La seguridad, rentabilidad, durabilidad y sustentabilidad del grass sintético son algunos de los beneficios que ofrece este producto artificial a todos los espacios que recubre. El césped artificial es una superficie muy segura e higiénica; en primer lugar, está diseñado a partir de materiales hipoalergénicos, por lo que todos podrán disfrutar del contacto con el pasto sin sufrir irritaciones o alergias; en segundo lugar, no alberga ni permite la reproducción de insectos, ácaros, bacterias y hongos que pongan en riesgo la salud de niños y adultos mientras hacen uso de estos espacios públicos cubiertos con pasto sintético.

Se trata, además, de un producto muy duradero. El grass sintético puede tener una vida útil de 15 a 25 años, aproximadamente, y con menores requerimientos de mantenimiento respecto de la hierba natural. El césped artificial se conserva siempre en perfecto estado tanto en apariencia como en funcionalidad. Su comprobada resistencia climática, a los rayos ultravioleta (UV), al continuo tránsito de personas, entre otros, lo convierte en la alternativa ideal para recubrir las superficies de diversos espacios públicos ya sea que éstos tengan fines estrictamente ornamentales o fines recreativos diversos.

Plazas, parques, caminerías, boulevares, jardines, áreas verdes en aceras y avenidas, son algunos de los espacios que pueden hacer uso del grass sintético para recubrir y embellecer los lugares cuyo espíritu marcan el carácter de una ciudad. No sólo se trata de un producto duradero, higiénico y seguro sino también rentable, sobre todo si se trata de recubrir con esta superficie sintética grandes extensiones de tierra sometidas a un alto tránsito de personas día a día y a las diversas condiciones climáticas que presenta cada lugar. Además de estos beneficios la sustentabilidad ecológica del pasto sintético es notable. Tanto el gran ahorro de agua como el hecho de prescindir del uso de productos químicos contaminantes y del uso de maquinas y equipos dependientes de la electricidad o de los combustibles fósiles para su secado, demás de no necesitar, de igual forma, recortes y replantaciones frecuentes como sucede con el pasto natural, hacen de este producto el más amigable con el medio ambiente. Estas son algunas de las razones por las que el grass sintético es la alternativa más adecuada para cubrir los espacios públicos de la ciudad.

Escoger el tipo de césped dependerá del uso que se le dará pero si usa césped artificial siempre nos escogerá. Trabajamos con el grass sintético de mayor calidad a lo largo y ancho de Chile: Santiago, Buin, Hualpén, Viña del Mar, Talagante, Villarrica, Talca, Calama, Iquique, Alto Hospicio, Los Andes y demás regiones del territorio nacional.