¿Qué ocurre con el pasto artificial en tiempos de lluvia?

Las mayores ventajas que brinda el pasto artificial, tienen que ver con las lluvias.  Un jardín, una terraza o un patio con pasto artificial, resulta hermoso a la vista, pero ¿y si llueve? ¿Qué puede pasar con nuestro recién instalado césped sintético,  si   de pronto comienza una torrencial lluvia? Pues precisamente, es aquí  donde se luce el pasto artificial, porque a diferencia del natural, este material no se empoza, ni forma lodo. El   pasto sintético posee un  sistema de drenaje,  que facilita el hecho de que el líquido circule y el césped vuelva a estar seco una vez cesada la lluvia, tan solo bastará con que el sol salga de nuevo, para que en  pocas horas volvamos a tener nuestro jardín optimo, para que niños,  adultos y mascotas,  jueguen y caminen sobre él como si nada.

Este sistema de drenaje, está constituido por  arena de sílice, y en algunos casos, por un compuesto de esta misma arena con caucho reciclado. Existe también un drenaje de pasto sintético elaborado con una malla, en todo caso, este detalle del  drenaje del césped sintético, aparentemente secundario, es de suma importancia para la salud humana. Sabemos que existen enfermedades como el dengue y el zica, que han alterado la salud y la vida de muchas personas. Pues estas  y otras  enfermedades son producidas por mosquitos, zancudos, y otros  insectos que hacen vida y se reproducen en pequeños depósitos de agua,  y en los charcos que tras las lluvias, quedan presentes en el césped natural.   

 Por otro lado, este pasto plástico, puede inclusive ser lavado con manguera y un jabón suave (no es recomendable un detergente abrasivo). Y como en las lluvias, una vez lavado se secará  inmediatamente. Luego, si se desea, se le puede agregar un aromatizante para que huela igual al césped natural.