¿Qué significa la resiliencia del pasto artificial?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Uno de los aspectos a valorar a la hora de elegir un pasto artificial, es la resiliencia. Pero vamos a definir el término, qué significa realmente la resiliencia del pasto artificial. En general, la resiliencia de un material, viene dada por la capacidad que posee el mismo de retomar su forma original, tras ser sometido a una fuerza externa que procure doblarlo, estirarlo o comprimirlo. En cuanto al pasto artificial, esta resiliencia implica la elasticidad de las fibras, es decir, que la compresión que se le aplique al pasto sintético con el transito, o más bien  con las pisadas, lo deforme, sí, pero que esta deformidad sea reversible. En este sentido, el hecho de que  las fibras del pasto sintético  vuelvan  a su posición y forma anterior al impacto, tiene que ver directamente con la resiliencia.

Si lo que se está buscando, a la hora de elegir el césped sintético, es una mayor resiliencia, se debe optar por un césped sintético de fibras cortas. La resiliencia es importante si lo que se desea es un aspecto homogéneo y parejo en el césped plástico, como por ejemplo en el caso de una cancha deportiva, porque en estos casos, el césped es de algún modo parte del espectáculo, y conviene que resalte el juego y que ese pasto luzca inalterable, más bien como pasto recién cortado. También se obtiene una mayor resiliencia con pastos de mas densidad, porque las fibras se sostienen unas a otras ayudando a que cada hoja vuelva a su lugar con mucha facilidad.  

Por otra parte, si el pasto será instalado en un parque o área infantil, o simplemente un espacio destinado a hacer camping o a sentarse sobre él para descansar o retozar, las fibras más largas cederán a la presión y brindarán una mejor sensación táctil.