Un pasto sintético más realista y con apariencia silvestre

Si  usted es de los que piensa que el pasto sintético es aburrido, porque resulta muy homogéneo y poco original, es bueno que sepa que existe un pasto sintético que dista mucho de ser monótono. Se trata de un pasto sintético hecho precisamente para emular a la  naturaleza en su estado más salvaje. Algunos  lo han rotulado precisamente así, “pasto salvaje”,  y se trata de un césped sintético creado con tonos verdes, ocres y marrones, ideado para dar la apariencia de un terreno montañoso, boscoso  o campestre.

 Es un césped sintético, que no tiene la perfección absolutamente verde que seguramente tendrán los jardines de césped plástico de  sus vecinos. De manera que,  lejos de ser aburrido, su jardín dará de qué hablar por su apariencia irregular y montaraz. Inclusive, usted podrá elegir colocar unos tonos amarillentos en algunos lugares  estratégicos, especialmente para dar la ilusión de esas zonas secas que normalmente tendría un césped real. Así es como su césped se saldrá del montón, parecerá verdadero, pero tendrá las ventajas concernientes a la mantención del pasto artificial. Estas ventajas tienen que ver primero que nada con su economía, ya que el césped plástico no requiere ser regado, ni podado, ni requerirá insecticidas, así que usted ahorrará el dinero en  estas cosas que normalmente serían necesarias en un pasto real. Por otro lado, la mantención del pasto artificial tan solo demandará de usted muy poco tiempo, usted únicamente deberá cepillarlo a contra pelo una vez a la semana, y agregarle un poco de agua para mantenerlo fresco, además, el pasto artificial tiene la opción de instalarse con un sistema de drenaje a base de arena de sílice, que lo mantendrá seco en tiempo de lluvia, y de paso, libre del lodo que normalmente se forma en el pasto natural cuando llueve.