Una boda de ensueño con pasto artificial

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pasto artificial debe estar en tu portafolio, si  eres propietario de un local destinado a celebrar bodas, o si simplemente te casarás en tu propia  casa, donde se llevarán a cabo tanto la celebración eclesiástica como la fiesta. Toda boda que tenga como fondo un  pasto artificial, está destinada a salir perfecta.

Primero que nada, en cuanto al altar y las sillas reservadas para  la celebración eclesiástica, el pasto plástico es un  material resistente, que no se estropeará por el impacto de este mobiliario, ni de los adornos, que también  pueden colocarse sobre el pasto sintético sin que el mismo se altere en lo más mínimo. Por otro lado, el pasto artificial se puede combinar  con recuadros o una plataforma de madera en la cual quedará ideal una pista de baile. El césped artificial, te ofrece la garantía de no ser inflamable, de manera que no hay peligro de que ocurra un incendio debido a un derrame, que tenga que ver con la cocina o un cigarrillo mal puesto.

La boda quedará hermosísima con una buena iluminación que reflejará el verdor del césped artificial, y será  impactante, si se reservan unos recuadros modulares para instalar un césped plástico rotulado con las iníciales de los novios.

Si el día anterior a la celebración, llueve, no habrá motivos para preocuparse ni para pensar en cambiar el día de la boda – lo cual podría ser de muy mala suerte – el grass sintético tiene la virtud de estar acompañado por un sistema de drenaje, que dejará correr el agua, quedando todo perfectamente seco para el gran día. Si eres propietario de un local destinado a estos eventos, terminada una boda, bastará con retirarlo todo para iniciar una nueva celebración casi enseguida, ya que el  pasto sintético  se limpia de una manera sorprendentemente fácil.