Constructora y Administradora de Complejos Deportivos Triple C Ltda.
Descubra la amplia oferta de productos, instaladores a nivel nacional, Tecnología de punta en Software Deportivo y todo para ayudarle a usted al éxito de su proyecto.
Administración Eficiente en Su Complejo
Conozca nuestros productos
PRODUCTOS CERTIFICADOS Y GARANTIZADOS
Productos europeos de excelente calidad, garantizados desde fabrica por 6 años, duración mínima 8 años, personalizados con lineas blancas incluidas, base de poliuretano...revise los videos de los productos

Preferencia de grass sintético en Chile

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Actualmente muchas empresas y particulares usan grass sintético en Chile.  Particularmente en el área deportiva, definitivamente se está optando cada día con mayor frecuencia por construir una cancha de grass sintético en lugar de una natural.

El hecho de que se esté empleando tanto el grass sintético en Chile, se debe entre otras cosas, a que particularmente en el caso de las canchas de fútbol, el grass sintético es muy resistente. Tanto, que este material ha pasado por importantes pruebas de desgaste internacionales, inclusive este producto es fabricado con insumos que cumplen con los estándares establecidos por la FIFA.  Aspecto que hace que una cancha de grass sintético sea muy confiable a la hora de una competencia importante.

Otro aspecto que ha motivado el repunte del uso del grass sintético en Chile, es su aspecto estético, ya que se trata de un material muy vistoso y brillante, que se mantiene verde y de aspecto fresco todo el año, independientemente del clima y del sobre uso, inclusive, existen varios modelos y varios tamaños de hojas con diversos tonos de verde, todo al gusto del consumidor. 

Otra importante ventaja es lo fácil que resulta la mantención del pasto sintético, claro, el cepillado  del pasto deberá ser proporcional a la frecuencia de su uso, siendo lo más recomendable para una muy buena mantención del pasto sintético un cepillado una vez a la semana con un cepillo de nylon o polipropileno que tenga una longitud de cerda entre los 2.5 y los 0.3 milímetros de diámetro. Cabe aclarar que de ningún modo se deben emplear cerdas metálicas, ya que estas pueden llegar a dañar las fibras de plástico o quedar esparcidas en la cancha y producirles lesiones a los jugadores. Por otra parte, es preciso mantener los niveles de agregados de sílice o de caucho.