Rugby

En CCGRASS nos sentimos orgullosos de poder ofrecer nuestro pasto sintético para Rugby llamado Stemgrass, de la serie 60. Se trata de un pasto sintético especialmente diseñado para el Rugby, un deporte de gran exigencia física que tiene regulaciones específicas, ya que si bien se trata de una disciplina deportiva que comparte muchas exigencias normativas con el fútbol en cuanto a la superficie del campo, debido a los grades impactos que suelen sufrir los jugadores durante los encuentros, el rugby tiene sus propias reglas y regulaciones correspondientes a los terrenos de juego.

Es por ello que en CCGRASS hemos diseñado el Stemgrass, un pasto sintético que cumple con las normativas establecidas por el World Rugby, que es el organismo que se encarga de regular todo lo concerniente al Rugby a nivel internacional.

La regulación 22 es la que tiene que ver con todo lo que debe ofrecer un pasto sintético para ser considerado apto para ser empleado en un campo de Rugby. La premisa fundamental de esta normativa es la que establece que “El jugador, primero”. Esto es así porque el Rugby es considerado un deporte de alto riesgo, debido a los golpes e impactos por los cuales pasan los jugadores durante los encuentros al interactuar entre sí.

Uno de las regulaciones más importantes que contempla la World Rugby en su regulación 22 es el criterio HIC (atenuación de impactos a la cabeza). Este punto es de vital importancia, porque es mucho el riesgo que corren los jugadores de Rugby, de sufrir lesiones cráneo-encefálicas durante los partidos, de manera que el pasto sintético para Rugby debe poseer unas cualidades específicas de amortiguación que son imprescindibles en este deporte. En este sentido, nuestro pasto sintético para Rugby llamado Stemgrass, exclusivo y patentado por CCGRASS, posee un HIC mayor a 1,3, rango considerado óptimo para ser aceptado dentro de los parámetros válidos de HIC establecidos por la World Rugby.

El criterio de Atenuación de Impactos en la cabeza se refiere a las probabilidades de sufrir un traumatismo cráneo encefálico, en el momento en que la cabeza del jugador impacta con la superficie del terreno. Este criterio es exclusivo del Rugby, y las pruebas al respecto deben arrojar un resultado igual o por encima del 1,3 m, es decir, que la altura crítica de caída para que se produzca este tipo de lesiones en los jugadores, con el equipo de protección puesto, es superior a los 1,3 metros.

Para establecer este rango, primero que nada se realizan diversas pruebas en laboratorio, posteriormente, ya con el pasto sintético certificado a nivel del laboratorio, se procede a realizar las pruebas en el campo deportivo a los fines de establecer las variables y de certificar que el campo en sí, está apto para ser empleado para jugar Rugby, según las regulaciones de la World Rugby en lo que corresponde al criterio HIC establecido. La evaluación in situ es muy minuciosa, ya que en ella intervienen factores como la instalación y el relleno.

Otro factor importante que tiene que ver con la certificación de la World Rugby, es el choque de absorción, el cual está referido a la capacidad que posee un pasto sintético de absorber la energía producida durante un impacto producido entre el cuerpo del jugador y la superficie. La evaluación para medir esa absorción se realiza de igual manera, primero en laboratorio y posteriormente in situ, siendo el rango apropiado todo aquel que se encuentre entre el 55 y el 70%, lo que coloca a nuestro Stemgrass en una calificación óptima, ya que su rango de absorción es oscila entre el 57 y el 68%.

El pasto artificial especial para rugby Stemgrass, posee un alto rango de rebote vertical de balón, factor fundamental en el Rugby dentro de la dinámica de este deporte, en el cual, por razones obvias, no tiene la importancia que sí tiene en el fútbol el rodado del balón.

Todos estos rangos importantes que posee Stemgrass, y que lo hacen tan especial para el Rugby, se deben a los materiales empleados para su elaboración y a la estructura de sus componentes. El Stemgrass, está fabricado con unas fibras suaves, elásticas y resistentes que están atravesadas verticalmente por una espiga, la cual minimiza la conductibilidad estática minimizando así las probabilidades de quemaduras por abrasión, y al mismo tiempo mantiene las fibras del pasto sintético en posición vertical.

El alto de la pila, igual o mayor a los 60 mm., junto al ancho de las fibras, hacen que este pasto sintético actúe como un verdadero colchón ante las caídas que regularmente acurren en los encuentros deportivos de Rugby.

Un rango determinante en cuanto a la capacidad de amortiguación del Stemgrass, es su Dtex de 12500. Esta medida implica que el Stemgrass posee una fibra gruesa y una alta densidad, lo cual no sólo le otorga al producto una gran capacidad de amortiguación, sino que también le brinda un aspecto absolutamente natural.

Si bien para la World Rugby es fundamental la seguridad del jugador, esta federación deportiva también toma en cuenta factores como lo son la resistencia de pasto sintético, esto es debido a que se trata de un deporte que al mismo tiempo es un espectáculo, es por ello que se pone especial consideración en que el pasto sintético no se decolore con el sol, ni pierda fibras.

El Stemgrass ha sido sometido a las correspondientes pruebas de exposición a los rayos UV, así como a las correspondientes pruebas Lisport, las cuales han determinado que se trata de un pasto sintético extraordinariamente resistente al sol y al impacto de los zapatos de los jugadores. En este sentido, el Stemgrass puede ser utilizado en campos deportivos de uso intenso e inclusive en campos multipropósito.

El Stemgrass resiste los climas más extremos, y con un buen sistema de drenaje incluido puede ser empleado después de una lluvia torrencial, sin que el campo se vea inundado por pozos de agua, al contrario, inmediatamente después de la lluvia el pasto lucirá como si nada, ya que se seca muy rápidamente. Stemgrass es el pasto sintético ideal para el Rugby, sin embargo, debido a su belleza, a su seguridad y a su confort, este pasto sintético se ha convertido en el favorito a la hora de cubrir superficies de escuelas o guarderías, ya que se siente como el colchón ideal para que los niños jueguen sin peligro a lesionarse, y puedan descansar sobre la superficie de un material 100% libre de metales pesados, y totalmente armónico con el medio ambiente.