Pasto Sintético Para Canchas

El pasto sintético realista exclusivo Wild Force de CGT, tiene toda la apariencia de un césped natural salvaje, poderoso y en pleno crecimiento, con la diferencia de que no exigirá riegos, podas ni fumigaciones. Se trata del pasto sintético realista más perfecto del mercado, fabricado para ser instalado en campos destinados a deportes como el Fútbol, el béisbol y el Rugby, los cuales son deportes de alto impacto que requieren un pasto sintético que le brinde a los jugadores suavidad, confort y seguridad, y que al mismo tiempo ofrezca una buena performance deportiva, que sea hermoso y a la vez resistente. Todos estos factores describen perfectamente al pasto sintético realista exclusivo Wild Force de CTG, un pasto sintético elaborado con fibras verdes en monofilamento PE, gruesas y muy altas (45mm), surcadas verticalmente por una espiga que contribuye a que se refracte la luz solar (minimizando el calor) y que al mismo tiempo permite que esas hojas se mantengan firmes.

Esas hojas verdes del pasto sintético Wild Force de City Green Trend se encuentran entrelazadas por otro tipo de fibras, marrones claras y rizadas, que contribuyen a que el pasto sintético se mantenga con sus fibras en posición vertical, y que al mismo tiempo facilitan una buena distribución y circulación del aire y del agua.

Esta composición de fibras entre lisas y rizadas, le permiten al pasto sintético Wild Force de City Green Trend ir sin relleno, ya que esa combinación de fibras, más la espiga vertical presente en las hojas verdes, propician que el Wild Force se mantenga en posición vertical y nunca luzca decaído a pesar de ir sin relleno. Esto hace del Wild Force el pasto sintético realista ideal para ser instalado en interiores, bien sea en salones, en habitaciones o inclusive en guarderías y colegios. Un pasto sintético para interiores nunca debería ir con relleno, debido a que ese material de sustentación y amortiguación podría representar un problema al dispersarse por el lugar, además tenemos el inconveniente de la concentración del olor a caucho, más el problema de que si hay niños circulando por el área, existirá siempre la posibilidad de que los pequeños se lleven el caucho granulado o la arena de sílice a la boca. El pasto sintético Wild Force ofrece todo el confort de un pasto sintético con relleno ya que se siente como una esponja muy mullida, de manera que es ideal para áreas infantiles porque además de ese gran confort y seguridad que brinda su estructura acolchada, el Wild Force está elaborado con materiales libres de metales pesados y de sustancias químicas nocivas, es antialérgico y no produce irritaciones.

Si el pasto sintético Wild Force está destinado a ser instalado en un campo deportivo, entonces sí debe ir acompañado por un relleno. Todo pasto sintético deportivo debe ir con relleno por un factor de seguridad y de rendimiento. El relleno le brinda a la cubierta un mayor poder de amortiguación y de rebote, de manera que las articulaciones de los jugadores, estarán protegidas del desgaste que normalmente sufren estas estructuras, debido al impacto constante al que son sometidas en los gestos deportivos y cuando los deportistas corren por la cancha.

Además de esto, el relleno disminuye las probabilidades de que los jugadores sufran fracturas o contusiones fuertes al caer sobre la superficie del terreno, y minimiza también las llamadas lesiones por torsión, que son las que ocurren cuando el taco del zapato del deportista se entierra justo en el momento en que este cambia de dirección, sucede entonces que si no existe un relleno apropiado y colocado en las proporciones reseñadas en el prospecto del producto, el taco queda atrapado y no gira con el resto del cuerpo, por lo que la anatomía del jugador se tuerce de manera inadecuada, ocasionándose a ese atleta lesiones de meniscos o ligamentos.

Es importante tomar en cuenta que el terreno sobre el cual va a ser colocado el pasto sintético, si se trata de un campo deportivo, debería ser de tierra y no de cemento. Esto contribuye a proteger el cuerpo del jugador, ya que el cemento, así como cualquier otro tipo de material duro como baldosas, resulta ser muy rígido para los jugadores, se manera que a pesar de lo mullido que pueda llegar a ser un pasto sintético como en efecto lo es el Wild Force de CGT, el cuerpo del jugador va a sufrir el impacto propiciado por el cemento que se encuentra por debajo de la cubierta, de manera que es importante tener cuidado con este asunto sobre todo si se trata de niños. Una superficie áspera de cemento también hará que el pasto sintético se deteriore rápidamente. La base de soporte del Wil Force está hecha a base de látex PP, el cual es muy elástico y resistente, pero todo material expuesto a la fricción de un cemento áspero, sufrirá las consecuencias lógicas de ese roce extremo.

En todo caso, si no queda otro remedio que jugar en una cancha cuyo pasto sintético ha sido instalado sobre cemento, entonces será necesario procurar que el jugador tenga unos excelentes zapatos de goma muy elástica, de gran amortiguación y de tacos tipo TF, que son los tacos más pequeños y bajos que existen.

El pasto sintético Wil Force de CGT tiene el mejor tratamiento anti UV que existe, lo que hace que este pasto mantenga intacto su color aún si la superficie se encuentra a gran altura, en un clima tropical, o inclusive durante los tiempos de verano. Además de esto se trata de un pasto sintético que ha sido sometido a las más estrictas pruebas de resistencia y envejecimiento, tras las cuales se ha podido demostrar que el Wil Force posee una resistencia fuera de serie.

El Wil Force es 100% reciclable, ecológico y está completamente libre de metales pesados y sustancias tóxicas, de hecho se trata de un pasto sintético que ha pasado pruebas relativas a su aspecto ecológico y posee todas las certificaciones al respecto, además, tiene una garantía de entre 8-12 años, y un rango de duración de tiempo de vida sobre los 12, que podría ser mayor en caso de que el pasto sintético tenga un uso domestico y de poco tránsito.

La alta durabilidad y resistencia de este pasto sintético resulta ser un punto a favor de la economía del cliente, ya que este verá minimizados los gastos correspondientes a la reparación o reemplazo del producto.