Piscinas

Césped artificial y químicos asociados a las piscinas. El pasto sintético ornamental se mantiene con cuidados mínimos.

Mantener césped natural alrededor de una piscina puede ser una tarea difícil, dado los cuidados y mantenimientos que requiere, se necesita invertir tiempo y dinero para fertilizar, podar y rellenar.

Si necesitas arena de sílice para colocarla en tus espacios, puedes ponerla sin problema porque la nuestra es de la mejores ya sea que la pongas en el pasto o le des otros de los muchos usos que tiene.

Una de las ventajas a destacar del césped artificial es que siempre luce verde, pero sin el trabajo que implica el natural, no crecen hierbas ni malezas en el, además cabe destacar que cualquier tipo de residuo o suciedad puede ser retirado con agua.

En la misma línea, las alfombras de césped artificial ofrecen una larga vida útil en comparación al pasto natural, el cual es sensible a los cambios climáticos, ambientes con salinidad, químicos, el constante tráfico de personas, entre otros. Puede que todos estos factores conlleven a que el pasto natural no se vea parejo y se seque, perdiendo una considerable suma de dinero.

El pasto sintético ornamental está diseñado para hacer frente a todas las variables mencionadas, sin desgastarse, ni ver efectos adversos en su apariencia, asegurando un jardín de césped artificial parejo durante todo el año.

No obstante, una pregunta frecuente al momento de invertir en pasto sintético ornamental para bordear una piscina es ¿el cloro afectará el material?, la respuesta es no, el césped artificial incluyen un tratamiento que evita que se dañen o se desgasten con este químico u otros relacionados al mantenimiento y salubridad de la piscina.

También, una inquietud recurrente es si se decolorará con la humedad constante, esta respuesta también es negativa, dado que el pasto sintético ornamental está elaborado en base a exigentes estándares de calidad, con 100% de filtro UV y material diseñado para mantener su aspecto durante toda su vida útil.

Finalmente, se descarta la teoría que afirma que el pasto natural es más amigable con el medio ambiente, ya que durante el verano necesita una gran cantidad de agua, en cambio el pasto sintético ornamental en días de calor no requiere riego ni pesticidas. Tampoco genera hongos con la humedad típica del borde de la piscina.