Parques

La grama artificial es un producto seguro, higiénico, rentable, sustentable, resistente y duradero que día a día se impone por sobre la hierba natural gracias a los múltiples beneficios que otorga a los espacios que recubre.

Cuidar y conservar el pasto sintético  requiere de arena de sílice para el relleno y la amortiguación y el cuidado de sus filamentos.

Este producto es ideal para cubrir las áreas verdes de los espacios públicos, ya se trate de lugares destinados al esparcimiento o de pequeños espacios al margen de las aceras y vías en general.

Cuidar y conservar el pasto sintético  requiere de arena de sílice para el relleno y la amortiguación y el cuidado de sus filamentos.

En el caso de las áreas verdes destinadas al esparcimiento público como parques, plazas y demás lugares afines, es muy importante considerar los dos aspectos más relevantes en relación a las superficies que los recubren: seguridad y rentabilidad, puesto que este tipo de espacios exige constantes tareas de mantenimiento que suelen ser poco rentables y, definitivamente, ecológicamente insostenibles.

En este sentido, el césped sintético representa la alternativa más segura, sustentable y rentable por la que cualquier gobierno y comunidad responsable optaría para recubrir sus espacios públicos.

La grama artificial es ecológicamente sustentable, permitiendo una considerable reducción en la emisión de gases de efecto invernadero y el ahorro del 100% del agua que se usa habitualmente para el riego del pasto natural.

Además, este tipo de césped sintético está diseñado para resistir la continua incidencia de los rayos ultravioleta (UV), sin que ello cause en él decoloraciones.

De igual forma, los materiales usados en la elaboración de este producto son ignífugos, es decir, no arden al ser expuestos a las altas temperaturas del verano o de zonas áridas. En este sentido, la grama artificial está diseñada para conservar la intensidad de su color intacta pese a la continua exposición a la luz solar y demás condiciones adversas.

El mantenimiento de pasto sintético es menos frecuente, más ecológico y rentable que el de la hierba natural, por lo que el gobierno de cualquier ciudad ahorraría una importante suma de dinero de sus fondos en relación al mantenimiento de pasto sintético de los lugares de esparcimiento público pudiendo destinarlos a otra clase de necesidades más urgentes de su comunidad.

Este producto no requiere de riego, recortes, replantaciones, fertilizaciones o siegas; tampoco perderá superficie en plazas, vías y parques a causa de las zonas de sombra ya que el césped sintético posee una total autonomía respecto a la luz solar.

Por su parte, la propiedad hipoalergénica de sus materiales convierte a la grama artificial en el producto ideal para cubrir cualquier clase de espacios, públicos y privados, deportivos o recreativos, pues no genera alergias ni irritaciones por contacto e impide, al mismo tiempo, que las bacterias, hongos, ácaros e insectos encuentren en él un ambiente propicio para su reproducción otorgando más seguridad a la diversidad de lugares públicos que dispongan de este producto como superficie.

Ofrecemos la mejor grama artificial del mercado para usted o su empresa. Trabajamos con materiales de alta calidad en todo Chile: Santiago, Paine, Villa Alemana, Hualpén, Quillota, Arica, Viña del Mar, Temuco, Punta Arenas y demás regiones del territorio nacional.