Pasto Sintético Para Jardín

Son muchos las aplicaciones que tiene la grama artificial dependiendo del lugar que recubrirá y el uso que habrá de soportar. Uno de ellos impactó positivamente la industria de la jardinería.

Un buen pasto tiene amortiguación correcta, para que la tenga necesita de caucho reciclado, somos tres empresas y una de ellas es la de caucho, con nosotros tendrás  tu cancha desde cero hasta que esté lista para jugar.

El diseño de jardines en espacios públicos y privados, en áreas comunes privadas o institucionales, e incluso la decoración de interiores ha dado un giro positivo gracias al uso de pasto sintético. Hay varias razones por las que los profesionales y aficionados de la jardinería prefieren el césped artificial por encima del natural, a saber:

 

  1. Amplia resistencia. La grama artificial es capaz de soportar las más extremas adversidades climáticas sin deteriorarse ni en su apariencia ni en su funcionalidad. Es, además, resistente al los rayos ultravioleta (UV) y a diversos productos químicos como el cloro y los pesticidas usados en fumigaciones.
  2. Higiénico y seguro. El césped artificial no alberga plagas que afecten la siembra y mantenimiento de flores y demás plantas decorativas que se encuentren a su alrededor, evitando el anidamiento y reproducción de insectos y ácaros en las zonas que recubre. También es bactericida y está elaborado con materiales que impiden la aparición de hongos a causa de la humedad. Sus materiales hipoalergénicos evitan irritaciones y alergias por contacto, haciendo de la grama artificial un producto más seguro que el pasto natural.
  3. Fácil de limpiar y compatible con las mascotas. El pasto sintético es una superficie fácil de limpiar, con sólo cepillar y lavar con un poco de agua de forma esporádica para retirar los desechos y el polvo que se haya depositado sobre él será más que suficiente. En relación al relleno de la grama artificial habrá de estar atento, sobre todo en épocas de lluvia, a la pérdida de densidad de los materiales usados para tal fin, esparciendo de nuevo sobre el pasto sintético el relleno necesario que se haya perdido en las áreas afectadas.
  4. Evita el crecimiento de malas hierbas. Sobre la grama artificial no crecerán malas hierbas ni ninguna planta que no haya sido prevista por el jardinero. Además, al evitar la proliferación de insectos y ácaros también protege la integridad de las plantas sembradas a su alrededor.
  5. Rentabilidad del mantenimiento y sustentabilidad ecológica. El mantenimiento de la grama artificial no requiere del consumo de agua pues no necesita ser regado, ahorrando miles de litro de agua dulce al año y una considerable suma de dinero pagando las facturas de consumo. Este tipo de superficies sintéticas tampoco requieren de recortes, siegas, fertilizaciones y replantaciones por lo que no sólo ahorrará tiempo sino también dinero. Aparte de la rentabilidad de su mantenimiento hay que destacar su gran sustentabilidad ecológica.

 

Los jardineros confían plenamente en la grama artificial por su altísima calidad, resistencia, seguridad y durabilidad, además de permitirles proyectar en el tiempo una imagen perdurable de belleza a través de sus creaciones, ya que el césped artificial no sufrirá ningún cambio no previsto, además de que su mantenimiento es más sencillo y económico.

 

No importa si Paine está en pleno verano, o si San Antonio padece un crudo invierno, quizá se trate de una larga sequía en Atacama, nada de eso importa si se diseña un jardín o cualquier otra clase de espacios con fines decorativos, recreativos o deportivos con grama artificial, pues ésta estará siempre verde, limpia y funcional.