Instalación y Mantenimiento

Querían algo que fuese cómodo, requiriera de poco mantenimiento, y que les permitiera salir descalzos de la casa.

Juan Pablo Horta, profesional de la empresa Epuark (http://www.epuark.cl), arquitecto con vasta experiencia en el desarrollo de proyectos y que también incursiona fuertemente en el mercado del pasto sintético para jardín.

Juan Pablo, está encargado de renovar una casa en Ñuñoa, comuna que siempre se ha caracterizado por la vida de barrio, casas con lindos jardines, y que poco a poco se está convirtiendo en la primera opción para vivir de jóvenes parejas. Los clientes de Juan Pablo llevan algunos años viviendo en la propiedad y les gusta mucho la zona, por lo que decidieron que era tiempo de realizar un cambio en su hogar y prepararse para la llegada de su primer hijo, donde el pasto sintético para jardín juega un papel muy importante.

Estando hechos los planos de la casa, el siguiente paso era el jardín. La joven pareja fue muy específica a la hora de expresar sus requerimientos: querían algo que fuese cómodo, seguro para el bebé, requiriera de poco mantenimiento, y que les permitiera salir descalzos de la casa, sin mayor preocupación. El pasto sintético para jardín, fue la primera opción que se les vino a la mente y se convirtió en la solución que buscaban. No fue necesario esperar meses para ver resultados en el jardín. Bastaba con instalar el pasto sintético y los resultados ya estaban a la vista. La reacción de los clientes fue unánime: era exactamente lo que estaban buscando. Algo simple, seguro, listo para usar y que no requiere de mayores preocupaciones, ni mantenimiento.

Así comienza una nueva etapa en la vida de esta familia de Ñuñoa: su casa de siempre está como nueva y el pasto sintético para jardín está listo para recibir los pasitos de un nuevo integrante. Y no es necesario que use zapatos.